HUCHA

UNETE

Descubre más temas

Atajos Hucha

Déjanos tus comentarios

Últimas reseñas

Crisis en la biodiversidad de agua dulce

Por: Jennifer Meza

30-05-2024

La biodiversidad de agua dulce es un componente crucial de la diversidad biológica global, y los ecosistemas donde se encuentra esta biodiversidad son variados, teniendo ríos, lagos, arroyos, humedales y estanques. Estos ecosistemas son esenciales para el equilibrio ecológico, el suministro de agua potable, la alimentación, y diversos servicios ecosistémicos., pero sabías que día a día están desapareciendo.

La biodiversidad de agua dulce vive una crisis que ha sido olvidada por muchos, pues al pensar en ecosistemas de agua dulce muchas veces solo nos enfocamos en el agua como líquido vital pero dejamos de lado la biodiversidad inmersa en estos cuerpos de agua, y un momento de emergencias planetarias, se pasa por alto el alarmante colapso de las especies de agua dulce y los hábitats críticos para su vida.

Los datos son alarmantes

Desde 1970, se ha perdido o deteriorado el 30% de los ecosistemas de agua dulce en el mundo. Esta alarmante disminución se debe a una serie de factores interrelacionados que incluyen la contaminación, el cambio climático, la explotación de recursos y la transformación de hábitats naturales para uso agrícola, industrial y urbano. Los ríos, lagos, humedales y otros cuerpos de agua dulce son particularmente vulnerables a estos impactos debido a su ubicación a menudo en zonas densamente pobladas y su rol crucial en las actividades humanas.

Además, casi un tercio (27%) del total de especies de agua dulce evaluadas por la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) a nivel mundial, que comprende alrededor de 29.500 especies, ha sido clasificado bajo alguna categoría de amenaza de extinción. Esta cifra es un indicativo preocupante del estado crítico en el que se encuentran muchas de estas especies. 

Pero, ¿qué tipo de especies se encuentran en estos ecosistemas de agua dulce?

Peces: Los ecosistemas de agua dulce albergan aproximadamente el 40% de todas las especies de peces del mundo, a pesar de que solo cubren el 0.8% de la superficie terrestre.

Anfibios: Una gran cantidad de especies de anfibios dependen de estos hábitats para su supervivencia, incluyendo ranas, salamandras y tritones.

Invertebrados: Los ecosistemas de agua dulce son hogar de numerosos invertebrados, como insectos acuáticos, libélulas, mosquitos, efímeras, caracoles, almejas, y crustáceos como el cangrejos de río.

Plantas acuáticas: Incluyen una variedad de algas, juncos, nenúfares y otras plantas adaptadas a vivir en ambientes acuáticos.

¿Qué está amenazando nuestra Biodiversidad de Agua Dulce?

  • La creación de presas y sistemas de desviación del agua bloquea rutas migratorias de peces y perjudica sus hábitats.
  • La extracción de agua para consumo humano reduce y degrada los hábitats.
  • Los residuos líquidos de áreas agrícolas y urbanas afectan a la calidad del agua.
  • La desecación de humedales para el desarrollo urbanístico reduce los hábitats.
  • La sobreexplotación y la contaminación suponen una amenaza para las reservas de agua subterránea.
  • La invasión de especies exóticas puede dañar a la fauna y flora autóctonas.
  • El calentamiento global puede provocar devastadoras inundaciones y sequías.

A todo esto, cómo podemos dar solución

Proteger y restaurar la biodiversidad en los ecosistemas de agua dulce requiere un enfoque multifacético que aborde las diversas amenazas que enfrentan estos entornos.

Y los ejes en los que debemos trabajar es precisamente en las amenazas que enfrentan, por lo que realizar iniciativas para su conservación es vital, aquí te muestro en qué podemos trabajar.

Protección de Hábitats Críticos, con la creación de Corredores Ecológicos que conectan hábitats fragmentados, permitiendo el movimiento y la migración de especies.

Restauración de Ecosistemas Degradados para devolver los humedales a su estado natural, mejorando la calidad del agua y proporcionando hábitats adecuados para la vida silvestre, desmantelar presas obsoletas y restaurar el flujo natural de los ríos para mejorar los hábitats acuáticos y la conectividad ecológica.

Control de la contaminación al reducir el vertido de contaminantes industriales, agrícolas y domésticos en los cuerpos de agua y darle tratamiento a las aguas residuales.

Educación y sensibilización mediante programas educativos que aumenten la conciencia pública sobre la importancia de los ecosistemas de agua dulce y las amenazas que enfrentan.

AÚN PODEMOS LOGRARLO

La biodiversidad de agua dulce es vital no solo para las especies que viven en estos ecosistemas, sino también para los seres humanos que dependen de estos recursos para obtener agua potable, alimentos y otros servicios ecosistémicos.Así que cuidar de los ecosistemas de agua dulce es cuidar nuestros recursos de supervivencia.