HUCHA

UNETE

Descubre más temas

Atajos Hucha

Déjanos tus comentarios

Últimas reseñas

Desigualdad en oportunidades laborales

Las mujeres también pueden realizar diversidad de trabajos.

Al estar en el siglo XXI damos muchas cosas por sentadas, pero los desequilibrios de género en el acceso al empleo y las condiciones de trabajo son mayores de lo que se pensaba, y los progresos para reducirlos han sido decepcionantemente lentos en las últimas dos décadas; según un nuevo informe de la Organización Internacional del Trabajo, la desigualdad laboral es muy evidente.

Donde la proporción de mujeres que no pueden encontrar un empleo alcanza el 24,9% en los países de renta baja y la tasa correspondiente a los hombres en la misma categoría es del 16,6%, un nivel preocupantemente alto pero significativamente inferior al de las mujeres. Esta brecha laboral es especialmente grave en los países en desarrollo.

Conociendo más

Mujeres, las más vulnerables al conseguir empleo, por la desigualdad laboral

Aunque el empleo vulnerable está muy extendido tanto para mujeres como para hombres, las mujeres tienden a estar más dentro de esta condición; por ejemplo, es más probable que las mujeres ayuden en sus hogares o en los negocios de sus familiares a que trabajen por cuenta propia.

Esta fragilidad, unida a las tasas de empleo más bajas, repercute en los ingresos de las mujeres debido a las responsabilidades personales y familiares, incluido el trabajo de cuidados no remunerado, afectan desproporcionadamente a las mujeres.

Estas actividades pueden impedirles no sólo tener un empleo, sino también buscar activamente o limitar su disponibilidad para trabajar con poca antelación. Estos criterios son necesarios para ser considerado desempleado, por lo que muchas mujeres que necesitan un trabajo no se ven reflejadas en las cifras de desempleo siendo las principales afectadas en la desigualdad laboral.

Ingresos laborales de las mujeres, son significativamente bajos por el desempleo

La Organización internacional del Trabajo exterioriza que, a nivel mundial por cada dólar de ingresos laborales que ganan los hombres, las mujeres ganan sólo 51 céntimos. Esta diferencia varía de acuerdo a las regiones; por ejemplo, en los países de renta baja y media-baja, la diferencia de género en los ingresos laborales es mucho peor.

Las mujeres ganan 33 y 29 céntimos por dólar, respectivamente y en los países de renta alta y media-alta, los ingresos laborales relativos de las mujeres alcanzan los 58 y 56 céntimos respectivamente por cada dólar que ganan los hombres. Esta sorprendente diferencia en los ingresos se debe tanto a los menores niveles de empleo de las mujeres como a sus menores ingresos medios cuando están empleadas. 

Estos datos reflejan la magnitud de las diferencias de género en los mercados de trabajo, acentuando lo importante que es mejorar la participación general de las mujeres en el empleo, ampliar las plazas de trabajo y abordar las evidentes diferencias de calidad del empleo a las que se enfrentan las mujeres.

Reconozcamos el talento de las mujeres.

Fortalecer el trabajo desde una visión inclusiva

Como sociedad estamos invitados a dar oportunidades y confiar en el talento y capacidades de las personas indiferentemente de su género, esta desigualdad laboral sólo la podemos reducir cada uno de nosotros, y hay muchas formas para lograrlo empezando por nuestra manera de pensar, un ejemplo básico es que muchos no sienten la misma seguridad de ir en un taxi o un avión que este manejado y piloteado por una mujer.

Y no es que sólo le pase al género opuesto, pues increíblemente el mismo género duda de sus propias capacidades o simplemente no conocen ni son orientadas para explotar sus habilidades, y es ahí donde nosotros como sociedad estamos invitados a realizar proyectos e iniciativas para investir de conocimiento y motivación a las mujeres  las cuales son pilar importante y aportan diversidad  al mundo.