HUCHA

UNETE

Descubre más temas

Atajos Hucha

Déjanos tus comentarios

Últimas reseñas

Empatía y solidaridad
para vivir mejor

Empatía y solidaridad para una vida mejor

Estamos atravesando días difíciles a causa de diversas circunstancias, entre las que destacan una pandemia que ha devastado al mundo entero y una guerra en curso que no cesa. En estos momentos difíciles la necesidad de una respuesta multilateral e inclusiva son la humanidad, la cooperación, la empatía y la solidaridad.

Empatía y solidaridad en tiempo de post pandemia

La pandemia no conoció fronteras por lo que se filtró hasta en el lugar más pequeño dejando devastación, dolor, inestabilidad e incertidumbre; que hasta el día de hoy no han sido superados. Sin embargo son muchas las iniciativas ejecutadas por diversos gobiernos que, con espíritu de empatía, solidaridad y cooperación, contribuyen a mitigar los efectos del virus y a limitar sus consecuencias en los países más afectados.

El espíritu de solidaridad ha surgido no sólo en las iniciativas a nivel gubernativo, sino que los ciudadanos de todo el mundo han demostrado de diversas maneras su humanidad y responsabilidad social. El COVID19 es una prueba única que debe ser abordada a nivel mundial al respaldo mostrado en el ámbito de la salud, la económica social y ambiental que se debe centrar en los grupos más vulnerables sin dejar a alguien atrás.

Humanidad  a refugiados  por conflictos de guerras

Además, el mundo sigue experimentando situaciones de guerras y conflictos bélicos entre naciones pero que subestimamos, por el simple hecho de no pertenecer o residir en estos países, sin embargo, las muertes, los damnificados y hogares enteros separados es una realidad, y nos hace un llamado a la empatía y permitirnos comprender a un nivel más profundo y real en lugar de ignorarlo.

Conforme a ACNUR en la región continental de Asia y Europa más de 10 millones de personas se han visto forzadas a abandonar sus hogares y unos 3,7 millones de refugiados se han visto obligadas a huir, lo que supone la crisis de refugiados de más rápido crecimiento desde la Segunda Guerra Mundial y otros 6,5 millones de personas se han visto desplazadas dentro de sus fronteras, y al menos 13 millones están varadas en las zonas afectadas o no pueden salir debido a la incomunicación vial.

Estos preocupantes panoramas hacen un llamado a la acción, a la solidaridad y a prestar más atención a los problemas que surgen en nuestro planeta, tanto dentro como fuera de nuestro territorio, porque afectan a millones de vidas que son violentadas y perjudicadas. Todos compartimos un destino común, y este será próspero si trabajamos juntos y permanecemos unidos. La empatía y la solidaridad son las que salvan vidas, y son nuestra esperanza y nuestro compromiso