HUCHA

UNETE

Descubre más temas

Atajos Hucha

Déjanos tus comentarios

Últimas reseñas

Los océanos

Fuente de vida sin protección

Si pensamos visualmente en el planeta Tierra, podemos ver que más de la mitad de la superficie está constituida por océanos, gracias  a este recurso natural podemos tener la vida que poseemos, los océanos nos brindan alimentos, regulan nuestro clima y producen la mayoría del oxígeno que respiramos, además constituyen en gran parte la economía mundial, puesto que sustentan sectores como el turismo, la pesca y el transporte marítimo internacional, por lo que es importante detenernos en evaluar qué estamos haciendo para frenar el deterioro de los océanos.

plastico en el oceano

De acuerdo a la UICN menos del 3% de los océanos del mundo está a salvo de las presiones humanas, entre las actividades que más deterioran los océanos están: el cambio climático, la contaminación por basura y plásticos, sobrepesca y sobreexplotación de recursos marinos. Estas y otras actividades dan como resultado el calentamiento, la acidificación, la desoxigenación y deterioro de los océanos.

La sobrepesca y la contaminación están causando daños a largo plazo a la vida marina y a las personas que dependen de ella. Una explotación minera de los fondos marinos mal regulada podría dañar aún más los ecosistemas marinos. Sin reformas, la situación empeorará, aumentando las repercusiones para la humanidad, cada una de estas problemáticas nos hacen un llamado a la acción y sobre todo a conocer la realidad de este recurso natural tan preciado.

Hagamos Zoom a las principales amenazas que deterioran los océanos.

El cambio climático

El océano tiene un papel fundamental en la regulación de la temperatura del planeta por su capacidad de absorber dióxido de carbono CO2, pero no es un sumidero infinito que soportará de forma sobrenatural todos los impactos de nuestras acciones; el océano también tiene su límite.

En la actualidad, el océano absorbe alrededor del 30% del CO2 producido por los seres humanos, lo que ha provocado que la acidez oceánica haya aumentado un 30% desde el inicio de la revolución industrial. La mejor forma de luchar contra esta amenaza es reducir las emisiones de CO2, que sitúa el límite del aumento de temperatura en 1.5ºC y por ende aumentando el deterioro de los oceános.

La contaminación, la basura y los plásticos

El 40% del océano está afectado por la contaminación, lo que impacta negativamente sobre los hábitats y la biodiversidad. Y es que, la mayoría de los desechos que producimos en tierra van a parar a los océanos, desde combustibles y fertilizantes hasta las famosas bolsas de plástico, ya sea a través de ríos y desagües.

Lamentablemente se estima que 13 millones de toneladas de plástico llegan al océano cada año provocando la muerte de 100.000 especies marinas. Por lo que urge crear soluciones para una mejor gestión de los residuos, donde el reciclaje se convierte en un ente transformador junto con  la producción en materiales alternativos al plástico, ya que al no ser asís es emimente que el deterioro de los oceános siga en aumento.

Destrucción del hábitat y  pérdida de biodiversidad

La vida submarina se encuentra constantemente amenazada, y lo que a veces consideramos como desarrollo no siempre es lo mejor para la naturaleza. Por ejemplo, el exceso de pavimentación en las costas, sin una adecuada planificación, termina suprimiendo el hábitat y la biodiversidad.

Además, el vertido de residuos agrícolas al océano y el tratamiento inadecuado de las aguas residuales se definirá en algunos de los principales causantes de la destrucción de este hábitat. Los arrecifes de coral son especialmente vulnerables, ya que aproximadamente un 20% de ellos se ha perdido y otro 20% se ha degradado, pero no son las únicas víctimas de estas acciones destructivas por el deterioro de los oceános.

Sobrepesca y sobreexplotación de recursos marinos

Los efectos de la pesca insostenible se ha hecho evidente en las últimas décadas, a pesar de que las flotas pesqueras han aumentado considerablemente desde la mitad del siglo pasado, éstas deben invertir 5 veces más esfuerzo para obtener el mismo volumen de capturas.

Y es que la población de peces ha disminuido a raíz de la sobrepesca. De hecho, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) estima que aproximadamente el 60% de las reservas de peces están plenamente explotadas y en el otro 30% se pesca de manera insostenible.

Una gran parte del sector pesquero es consciente de ello y por eso es la importancia de reorientar estrategias y adaptarlas a la pesca responsable y cumplir con los principios para disminuir el deterioro de los océanos.

Debemos tomar medidas para proteger y preservar la vida marina

Estas amenazas nos indican que es necesario cambiar nuestra forma de interactuar con este hábitat, reducir el impacto en las costas y promover un turismo sostenible y no invasivo. Debemos tomar medidas para proteger y preservar la vida marina, reconociendo que nuestra conexión con ella debe ser responsable y respetuosa.

Los océanos no solo embellecen nuestro planeta y ofrecen vistas espectaculares cuando disfrutamos de las playas, sino que también cumplen funciones vitales para nuestra subsistencia. Son responsables de purificar nuestro aire, proporcionarnos alimentos, impulsar la economía mundial y crear innumerables fuentes de trabajo. Estas razones, entre muchas otras, son más que suficientes para esforzarnos y empezar a cuidar y frenar el deterioro de los oceános.