HUCHA

UNETE

Descubre más temas

Atajos Hucha

Déjanos tus comentarios

Últimas reseñas

Desafíos de una población que envejece

En la sociedad actual, se hace cada vez más evidente la falta de amparo a los adultos mayores, haciendo indiscutible la importancia de garantizar la protección de este sector en nuestra sociedad, pues ellos con su vasta experiencia y contribuciones a lo largo de sus vidas, merecen ser respetados, cuidados y valorados en todas las etapas de su envejecimiento.

Lamentablemente todavía existe la tendencia de cuando una persona deja de ser productiva, se la puede apartar, recluyéndola en una institución, más aún si tiene alguna discapacidad; pero se puede ser un adulto mayor, tener una discapacidad y aun así tienen el mismo derecho que los demás a disfrutar la vida, ser cuidados y tomamos en cuenta como los seres humanos que son.

Envejecimiento de la población
¿Qué desafíos generan?

Es una realidad que la población mundial está envejeciendo. El grupo formado por personas de 60 años o más está creciendo a un ritmo de alrededor del 3% anual. Las Naciones Unidas prevé que su proporción aumente del 12% en 2015 al 21 % para 2050.

El envejecimiento de la población es un fenómeno global y plantea desafíos significativos en términos de atención y cuidado. Los adultos mayores, debido a su vulnerabilidad física y emocional, a menudo se enfrentan a una serie de amenazas que requieren protección y apoyo adecuado. Es fundamental reconocer que el envejecimiento no es sinónimo de debilidad o inutilidad, sino una etapa de la vida en la que se acumulan experiencias, sabiduría y un potencial invaluable.

Una señora mayor pidiendo trabajo
Zoom a los desafíos más prominentes en la protección de los adultos mayores

Cuidado de la salud: A medida que las personas envejecen, es probable que experimenten un aumento en las enfermedades crónicas, lo que demanda servicios de atención médica y cuidados especializados y muchas veces los adultos mayores no tienen acceso a una atención de calidad.

Seguridad económica: Cuando se alcanza la edad de jubilación, se requiere un sistema que pueda financiar y proporcionar ingresos adecuados para cubrir las necesidades básicas de los adultos mayores conllevando a explorar alternativas como planes de ahorro personal y sistemas de pensiones sostenibles a largo plazo.

Apoyo y cuidado a largo plazo: El desafío radica en garantizar la disponibilidad, accesibilidad y calidad de estos servicios, así como en abordar la carga que recae sobre las familias y cuidadores que muchas muchas se desentienden de los adultos mayores de su familia.

Cambios en la estructura familiar: Las tasas de matrimonio disminuyen lo que puede afectar el acceso a redes de apoyo y cuidado para los adultos mayores, destacando la necesidad de fortalecer las redes sociales y comunitarias, así como de promover la solidaridad intergeneracional.

Integración social: Es importante garantizar que los adultos mayores tengan oportunidades de participar en actividades sociales, culturales, educativas y laborales, lo que contribuye a su bienestar y sentido de pertenencia. 

“Es esencial fomentar la conciencia y la educación en la sociedad sobre los derechos de los adultos mayores y la importancia de su protección”.

Esto puede lograrse si cada uno de nosotros como sociedad trabaja en iniciativas de sensibilización para el cuidado y protección de los adultos mayores, junto con la promoción de una cultura de respeto y valoración de la vejez.

La protección de los adultos mayores también implica promover su participación activa en la toma de decisiones sobre lo que sucederá en sus vidas. Sus voces deben ser escuchadas y tenidas en cuenta en la formulación de políticas y programas relacionados con su bienestar y protección, recordemos que ellos no son objetos de los que podemos prescindir, más bien al ser los fundadores de nuestras familias merecen ser amados y cuidados hasta los últimos momentos de sus vidas.